Los Secretos para Elegir un Buen y Delicioso Vino

¿Te encanta el vino pero te cuesta reconocer el de mejor calidad? Aunque parezca una tarea difícil porque existen millones de marcas y variedades de uvas de diferentes años y países, puedes tomar en cuenta un par de claves a la hora de escoger el que beberás, ¡y que sea todo un acierto!

Si ya tienes aperitivos exquisitos esperando, un menú de chef y un postre de alto nivel y te falta el vino, ¡no te preocupes! Te contamos los mejores secretos para que tu elección sea todo un éxito.

Elegir el vino apropiado podría ser abrumador. Elegir entre tintos, blancos y rosados, espumosos o con aguja, los de reservas, los más dulces o con aroma a madera y las crianzas. La variedad es impresionante, pero lo más importante es que aprendas a usar tu olfato y el gusto que seguro tienes bien desarrollado. Si en esa primera impresión te gusta lo que pruebas, ese vino podría valer la pena. Pero como la mayoría de las veces la tarea no es tan sencilla, te dejamos los mejores tips:

Date cuenta de la región de donde proviene

Asegúrate de que sean vinos de países con climas cálidos y secos, pues en estas zonas es donde se elaboran los vinos con mejor sabor y aroma. Los países de climas fríos se adaptan mejor a las condiciones, así que presta atención de ahora en adelante a este detallito.

Elige sellos de calidad

Busca aquellas etiquetas de los organismos reguladores cuya terminología sea DOCA, DOC, DOCG, DO y AC. Todos estos vinos los someten a controles exhaustivos que indican un alto nivel de calidad.

Presta atención al tamaño del corcho

Observa muy bien el tamaño del corcho. Si este es largo significa que se trata de un vino que promete mejorar con los años y esta diseñador para mantenerse cerrado durante mucho tiempo. Si el corcho entonces es más extenso aguanta en mejores condiciones el paso del tiempo y evitar que las bacterias accedan al vino para que pueda ser extraído más sencillo o girado cada unos cuantos meses.

Investiga la cosecha

sabor del vino

Comprueba el año de producción pues si las condiciones climáticas afectan al país donde se elaboró en un determinado año, podría dañar en gran medida a la cosecha. Si fue en un verano que inició pronto o si hubo un invierno muy frío, los viñedos pudieron haber sufrido. Busca el año, averigua un poco y elige la botella que se haya elaborado en una época propicia.

Prueba el vino

Siempre que puedas es ideal probar el vino antes de comprarlo. Para hacer este procedimiento de forma adecuada, toma una copa de vino y llénalo 1/3 de su capacidad, así el sabor y los aromas se podrán desarrollar efectivamente en el cristal. Evita, por supuesto, aquellos que tengan mal aspecto y olor extraño o desagradable. Confía en tus sentidos.

Descubre errores en el vino

Vas a girar la copa en la mano, así los aromas del vino que examinas se expandirán. Ahora procede a examinarlo ya en la copa. Si estás en presencia de un vino sin gas carbónico no es preciso que veas burbujas porque sería una señal de que hay levaduras en el vino, lo que hace que el contenido se fermente.

Ahora escucha muy bien, pues acercarás la copa a la oreja y si escuchas un burbujeo, evita ese vino a toda costa. Y por último pruébalo, si percibes una sensación un poco chispeante, también debes desechar ese vino. La excepción en muchos casos son los vinos blancos y rosados que aún están jóvenes y por lo tanto frescos y es normal que presenten algunas burbujas que podrían ser incluso amigables para el gusto.

¡Listo! Ya puedes catar vinos como todo un experto en la materia. Sigue los pasos que te comentamos, pon atención a los detalles y busca las mejores reservas o los más frescos según lo que prefieras. Tintos, blancos o rosados…

¡Confía en tus sentidos y ponlos a prueba al probar y comprar vinos de excelente calidad! Sorpréndete a ti y a tus invitados con un vino especial para cada ocasión con sabores explosivos y un aroma que hará que inmediatamente se les haga agua la boca.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *